La inspiración no existe. Existe el trabajo, la constancia y un poco de talento.

La ilustradora Ana Juan es una Valenciana, Premio Nacional de Ilustración en 2010. Es licenciada en Bellas Artes, y tras licenciarse comenzó a colaborar con las revistas La Luna de Madrid y Madriz, publicando en ellas historietas en blanco y negro.

En 1995 dio su salto internacional, publicando una de sus primeras portadas para The New York Times. También ha ilustrado múltiples publicaciones infantiles. Además de recibir en 1998 y 1999 la Medalla de Oro en la categoría de ilustración de la Society of Newspaper Desing, y en 2010 recibió el Premio Nacional de Ilustración, concedido por el Ministerio de Cultura.

Es una mujer fuerte y que ha conseguido el reconocimiento de su trabajo, por lo que hemos querido conocer un poco más. Le hemos hecho una entrevista para saber un poco más de ella y de su historia.

¿Qué es lo que te llevo a convertirte en ilustradora?

No hay un momento puntual, es algo que se va conformando a lo largo de tu infancia y juventud. Al principio no piensas que pueda ser un oficio, más tarde, a medida que vas comprendiendo, aprendiendo y amando el dibujo comienzas a soñar y a vislumbrar un futuro.

Como muchos niños dibujaba obsesivamente, el problema es que al ir creciendo no dejé de    hacerlo. Estudié Bellas Artes sin saber muy bien como poder canalizar mi pasión por el dibujo porque la pintura no me interesaba ni tampoco intentar una carrera en el mundo del Arte, con mayúsculas.

La ilustración era mi camino.

¿Cómo te diste cuenta de que lo que querías ser era ilustradora?

Siguiendo el amor que tenía por los libros ilustrados de mi infancia y por el dibujo conseguí encontrar un lugar en el mundo de la ilustración, no fue fácil porque no se contemplaba en la Facultad como materia a enseñar y en el campo laboral no había mucho más allá que la prensa, revistas o la ilustración de libros infantiles.

Creo que tuvimos el privilegio de empezar a publicar en un momento afortunado pero aún tuve que luchar un tiempo hasta que conseguí ilustrar libros fuera del ámbito infantil.

¿Para ti qué diferencia hay entre ilustra y dibujar?

El dibujo es una disciplina artística que siempre ha sido valorada como una disciplina preparatoria para obras de disciplinas consideradas “mayores” como la pintura o la escultura pero no como una disciplina en si misma.

Ilustrar es llevar esta disciplina al servicio de un texto.

¿Cuáles son los aspectos de tu vida influyen en tu trabajo?

Todo influye, el sueño, los problemas, la política, el tiempo, el amor…consciente o inconscientemente estos factores y muchos más hacen que tu trabajo lleve una deriva u otra, para bien o para mal…porque , a veces, situaciones adversas pueden ser inspiradoras.

Como es tu forma de trabajar, es decir, yo trabajo escuchando videos de youtube, series,… Como construyes tu manera de trabajar para sentirte más inspirada

Desde hace un tiempo me sorprendo pasando horas trabajando en silencio, el silencio es el mayor de los tesoros aunque a veces escuche música que puede ir desde la clásica a cualquier cosa pasando por la chançon francesa. Todo depende de mi estado de ánimo.

De todos modos, no son más que ambientes agradables que no tienen por qué llevarnos a trabajar con genialidad hay que aceptar que la inspiración no existe. Existe el trabajo, la constancia y un poco de talento.

Te sirves de instrumentos más clásicos para trabajar, o te has rendido ante la tecnología

Trabajo de forma manual, papel, lápiz y poco más, sin embargo una vez finalizada la imagen la digitalizo y, por supuesto, retoco si hace falta con algún programa para alcanzar el resultado que persigo.

Las herramientas digitales no han hecho más que facilitar mi vida.  Hoy por hoy son imprescindibles en mi cotidianidad laboral.

Te costó mucho que la ilustración se convirtiese en tu única fuente de ingresos

Por suerte y desde que acabé la carrera he vivido de mi trabajo, un trabajo trajo otro y, si no, me los inventaba. Siempre hay que tener tus propios proyectos y son los que a la larga más satisfacciones me han dado aunque también grandes penas.

En toda mi vida profesional creo que he ido acumulando más fracasos que aciertos, pero los fracasos son los que más te enseñan y hay que permitirse el lujo de equivocación.

¿Cuál de todos tus proyectos ha sido el que más ha marcado tú carrera?

Quizás, un libro como “Snowhite” me permitió hacer una versión de un clásico y al mismo tiempo desarrollar mi propio lenguaje en blanco y negro, algo que siempre me había causado problemas además de poder desarrollar exposiciones interactivas, animaciones…nunca pensé que aquel pequeño y modesto libro iba a llevarme tan lejos.

¿Cuál ha sido el trabajo del que te sientes más orgullosa?

La verdad es que todos, por una razón u otra, todos son han sido y son importantes.

La vida profesional no es más que una sucesión de trabajos que vas hilando de los que aprendes aunque tengan una repercusión desigual. Unos trabajos te dan la gloria y otros te llevan a los infiernos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Cuando comienzas un nuevo proyecto, planear, organizar los tiempos, buscar la idea, encontrar el punto de vista adecuado y luego, perderse en los bocetos en ese momento todo es posible.

Mi trabajo es consecuencia de mi personal visión del mundo. La ilustración es el medio que escogí para relacionarme con él. Un lugar solo mío y en el que me siento a salvo.

Consideras que alguno de tus trabajos fue mal acogido por el público

Muchas veces me ha ocurrido pero, si fue mal acogido es porque no conseguí comunicar lo que quería así que me equivoqué, una vez más.

Que implico para ti recibir el Premio Nacional de Ilustración de 2010

Me considero una persona afortunada de tener la gran suerte de vivir de mi trabajo y       disfrutar con él así que no se produjo un cambio esencial en mi vida al recibir el Premio Nacional, seguí trabajando igual, con premio o sin él.

Es halagador que sean tus compañeros de profesión quienes te lo conceden. Además, durante un tiempo, te permite ser altavoz de reivindicaciones profesionales porque, donde España falla sistemáticamente con respecto a otros países, es en la salvaguarda de los derechos del ilustrador y en la escasa remuneración por el mismo trabajo que en otros países sería mucho mejor valorado.

¿Cómo conseguiste que tus ilustraciones llegasen al New Yorker?

Hace más de veinte años de esto, el editor de la revista cambió y la nueva directora de arte,  buscaba  ilustradores  para formar un equipo de trabajo al que poder lanzar propuestas y con el que poder contar para solucionar portadas de emergencia , no hay que olvidar que es una revista de publicación semanal y la actualidad manda. En un viaje a Barcelona en una librería encontró mi trabajo y de esta forma entramos en contacto. No todo fue fácil, tuvimos varios intentos fallidos y hasta dos años más tarde no conseguí publicar la primera portada.

¿Cómo te sientes al ser la ilustradora española que más veces ha hecho la portada de New Yorker?

No, no pienso en nada más allá de solucionar bien la imagen de la portada, el resto son      vanidades que no me interesan.

Te sientes más considerada en España o Fuera

Hay un par de diferencias entre trabajar en España o en el extranjero; en Estados Unidos tu trabajo está bien remunerado pero el control sobre él es mucho mayor que en España donde, por el contrario, se paga bastante peor. Hay que elegir, libertad o dinero ¿por qué no las dos cosas?

¿Cuál ha sido tu triunfo profesional más importante?

El mayor triunfo es seguir adelante, vivir de mi trabajo y conseguir llevar mis proyectos personales a buen término.

La moda que significa para ti

La moda es arte, comunicación, expresión de tu forma de ser y estado de ánimo. La sigo y disfruto analizando los desfiles incluso las tendencias, aunque no las siga.

La moda es un arte total, el color y las texturas entroncan con la pintura, el dibujo con el diseño, las formas y los volúmenes con la escultura y la arquitectura. Hay música en algunas creaciones que nos cuentan historias como en el cine y la literatura.

A la hora de trabajar la moda marca algo en tus ilustraciones/dibujos

Por supuesto, la moda marca épocas, te sitúa en escenarios y momentos históricos Dándote una directa relación con los personajes y su personalidad.

Y en cuanto al cine/series/música, marcan algo a la hora de realizar tus trabajos

De todos modos eso que llamamos “inspiración “hay que buscarla en disciplinas que estén lo más alejadas posible de la tuya en este caso a ilustración. Música, cine, pintura…son una fuente continua de ideas.

Nos puedes contar en que futuros proyectos estas ahora mismo inmersa

Me encuentro entre proyectos, en una especie de limbo donde todo es posible así que iré hacia donde la vida me lleve, dejo al azar el hallazgo de nuevas aventuras.

#FASTGARMS

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry